lunes, 20 de agosto de 2018

[TI] Sociedad Orka

La sociedad orka es anárquica, violenta y brutal. Es completamente incomprensible para el observador externo cómo semejantes salvajes pueden llevar a cabo obras de ingeniería que requieren una organización que los orkos no parecen poseer.

La realidad es que las tribus orkas sí que poseen una cierta organización interna, pero es mucho más sutil. Cada orko elige qué hacer de manera individual, a menos que un orko más grande les indique lo contrario con persuasión, y con un puñetazo en los dientes.

La base de la sociedad orka, aunque ellos no lo saben
Los orkos granjeros no existen (Ser pastor de garrapatos es mucho más entretenido). Los orkos traen consigo una infinidad de hongos, que son atendidos y cultivados por los sacrificados gretchings. Proporcionan la base alimenticia de cualquier tribu orka (Tanto los hongos como los gretchings), alimentándose de los detritus que ni siquiera los orkos considerarían comida.

Los garrapatos actúan al mismo tiempo como un servicio de limpieza de basura y otra fuente de alimento, ésta un poco más peligrosa.

Irónicamente, la evolución de una tribu desorganizada en algo más parecido a una sociedad empieza con los Mekánikoz, no los Noblez. Los deseos de éstos últimos, en especial en las tribus más básicas, se limita a lo que necesitan aquí y ahora. Los Mekánikoz, por el contrario, hacen planes.


De manera inevitable, todo Mekániko afrontará un proyecto para el cual necesitará más materia prima de la que dispone. Pero no puede dedicarse él a ir siempre a por chatarra, así que hace un trato con un orko que pasa por ahí.

'Eh tú! Zí, tú! Ezkucha, vez eze kamión? Si te lo llevaz y me lo traez hazta arriba de chatarra, puedez konduzirlo en la ziguiente batalla! Hay trato?'

Así nace la primera especialización. Con el tiempo, el Mekániko necesitará más ayudantes, y es muy probable que a alguno de ellos se le ocurra ofrecerle algo a otro pielverde a cambio de que le busque comida, para así poder dedicar aún más tiempo a ayudar a su jefe.

Tras un periodo más o menos extenso, la tribu tendrá un complejo y caótico entramado de relaciones, casi imposible de comprender para un observador externo. Sólo aquellos que vivan continuamente sumergidos en la vorágine de favores y encargos serán capaces de encontrarle el sentido y saber a quién tienen que recurrir para conseguir algo.

Los piñoz se habrán adoptado como moneda por su tamaño, disponibilidad y cantidad relativa estable. También habrán aparecido más tipos de Chikoz Raroz, que satisfarán las necesidades de gran cantidad de pielesverdes.

No son tan distintos a la nobleza Imperial
El siguiente paso en la evolución de la sociedad orka será llevada a cabo por los Noblez y otros orkos grandes pero no especializados. Mientras que a los Chikoz Raroz no les suele importar la absurda telaraña de relaciones comerciales que se llevan a cabo fuera de su taller (Principalmente porque ellos se ocupan sólo de las cosas más importantes), no es el caso de los Noblez.

Llegará un momento en que un Noble decidirá que está harto de recorrerse la tribu de punta a punta cada vez que quiera que su Mekániko favorito le haga un apaño; o que tenga que bajar a las profundidades de las alcantarillas cada vez que necesite aliviarse; o que cada vez que haya un incendio, se queme la mitad de la la barriada de la colina.

Esta frustración se traducirá en una tanda de sopapos bien dados, y un pequeño cambio. Puede que fuerce a un Chiko Raro a mudarse a una zona en la que ya se hayan acumulado otros con una profesión similar a la suya. Puede que mande a un desafortunado orko que pasa por allí que se ponga a cavar para hacer una letrina. O puede que junte a unos cuantos pielesverdes y forme una peña de bomberos. Todos estos cambios serán pequeños en escala, pero poco a poco harán la vida más sencilla a todos los pielesverdes (Aunque los Noblez sólo pretendían hacerse su vida más fácil).

Grukk es un Señor de la Guerra poco inteligente, incluso para el estándar orko
El punto álgido de la sociedad orka ocurre normalmente en el evento de un WAAAGH!, con lo que éste estado dura sólo hasta que la horda es disipada a la fuerza. Éste es el momento en el que la estandarización llega a una tribu, al menos a parte de ella.

Cualquier WAAAGH orko necesita ingentes cantidades de munición, combustible, armas y vehículos. Un Zeñor de la Guerra medianamente inteligente pronto se dará cuenta de lo increíblemente útil que es que todas las Piztolas y Akribilladores usen las mismas balas, o que los motores de todos los vehículos tengan piezas equivalentes. Dará órdenes a los Mekánikos de que se pongan de acuerdo (O los obligará a ponerse de acuerdo) y empiecen a trabajar de la misma manera. Al menos en parte, es imposible forzar a un grupo de orkos a seguir las órdenes al dedillo.

Adicionalmente, todo WAAAGH se hará con maquinaria y tecnología de otras razas que sí sigue ciertos estándares y regulaciones. Si conquistan una Fortaleza Astartes, empezarán a producir Akribilladores sospechosamente similares en aspecto y funcionamiento a un Bólter. Si se hacen con Manufacturum del Astra Militarum, empezarán a producir en masa destartaladas masas de metal que se asemejan a un Chimera.

2 comentarios:

  1. Ya te echaba de menos en éstos días de novedades pielesverdez xDDDD

    Gran entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!

      Qué ganas tengo de las novedades!

      Eliminar